Cual férvidos sueños devónicos (hacia el eterno pasado de la sangre)

Lluvia bermeja, escurriéndose por los balcones,

noche azabache que bebe de labio en labio esa flama, ese líquido de piernas, a borbotones.
Si fuera necesario pensar que estamos muriendo,
una vez y otra vez, y el tiempo se va.
Ese azur de primaveras breves, ese fantasma de flores grises,
palpitando, en tu cuello,
como una premonición, de celestes y matices,
magentas y jaldes tintes, destellos.
Ese plasma de periespíritus sueltos,
en esa bóveda de metal, hay asteroides y recuerdos,
hay cenizas de hadas y de inviernos.
Ese azur plomizo, esa emanación,
gravitándote en segundos,
son micro mundos,
son puertas tachonadas de párpados de sol.
Si fuera necesario pensar que estamos muriendo,
una vez y otra vez, y el tiempo se va.

ROGERVAN RUBATTINO ©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s