Ala Aleve

 

(Soneto a los aleccionadores crueles de la poesía de los noveles poetas)

Esos cardos* infieles de oropel

leen versos de otros con recelo

leen odas de otros con el velo

muerto, yerto de ánimo y capel.

 

Esos falsos maestros de papel

leen hartos tus obras con el duelo

te hacen críticas ávidas de suelo

necios buscan lo árido, lo cruel.

 

Creen ser de las musas el Apolo

pero, ciegos y legos, sinrazón

son narcisos sin Venus, sin caulícolo.

 

Eres tú escribidor (a), el Pigmalión,

luz que Azul Galatea con su solo

coro a aulodia nos dio: Ola y Corazón.

 

ROGERVAN RUBATTINO ©

_________________________________________________________

* Cardos en lugar de bardos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s