Greyrose

Eterno el silencio,

florece en tu piel como abismos,

como siglos,

de angustia y penumbra.

Yo a ti te quise tanto,

como invernal signo,

de agua de lluvia.

Grises amor magenta,

reverdecen las nueces,

y en tus brazos los peces,

del cielo la alberca.

Yo a ti te quise tanto,

como sigilo de estrella,

susurro de noche,

ardiente centella.

Eterno silencio,

me llamas muerte,

tu hora más bella,

tu cuerpo es mi mente,

laberinto y endecha.

Grises amor magenta,

entre tus piernas,

he venido para llevarte,

de este mundo,

hacia mis cuevas.

ROGERVAN RUBATTINO ©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s