Efecto Whammy

 

Dormida en las mañanas de una risa de sol,

levitando como las brisas de abril a medio morir,

esa eres tú oscilante entre el arrebol,

ceñida como una brida de roble y marfil.

Cálida aurora que acompaña mis horas, son tus notas, son tus olas de mar embravecido, que me llevan a la tierra en que nací,

como un recuerdo celeste de aulodia, o sombra tenue carmesí.

Dormida entre claveles eléctricos y nubes de infatuación,

venteas la alborada con tus alas de ignición,

y yo tan torpe y locuaz sigo tu esgrima,

cual aquilón valiente sin plicas.

Cálida aurora que acompaña mis horas, son tus mil años tan solo un segundo, un mundo, un epitafio, para volver a nacer en tu regazo hirsuto y sabio.

Y prosiguen marismas, helechos y brisas, trémulas endechas, cornucopias y liras, de las celestes, de las que verdes te erizan.

Ya no sé quién soy yo, ni quién eres tú,

empero, con tu ardor, el temor se disipa, como la hipnosis de una rima,

que augura el final de tu vida y de mi vida.
ROGERVAN RUBATTINO ©
http://www.rogervanrubattino.com

https://www.wattpad.com/user/RogervanRolandRubatt

https://www.facebook.com/rogervanrubattino/

https://poematrix.com/autores/rogervan

http://www.poemas-del-alma.com/blog/usuario-162303

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s