Psicoanálisis del Rock: Bob Dylan, Blowing in The Wind.

dylan

Una leyenda inconmensurable que hoy día cobra una relevancia trascendental. No solo es el premio Nobel del 2016 en Literatura (sorprendiendo a los más entendidos) sino que su legado a partir de la década de 1960 marcó un antes y un después en la música sobrepasando lo rítmico hasta llegar a retratar la realidad de cada ser humano sumido en sus particulares circunstancias. La poesía como música, la ortodoxia como frontera superada, la música como un vehículo vivo que sobrepasa todos los fuegos fatuos e intelectualismos.

Su poderosa y vital influencia dio voz a una generación y aun en el presente su legado se ramifica eterno haciendo una amalgama. La naturaleza humana en sus canciones hace fluir una prolija radiografía de las tensiones de la modernidad y los cambios que nos han llevado a cuestionarnos cada ápice de nuestra humanidad.

El artista incansable y longevo, siempre de gira, siempre cosechando a su paso el reconocimiento de su obra por antonomasia. Hablar de un hombre de más de 75 años que ha recibido galardones de Reyes,príncipes y del mismísimo Obama (es que nada se le resiste). El imaginario popular se queda pequeño porque década tras década, canción, tras canción ha sabido intuir con una fidelidad insuperable el pulso de los tiempos y de las sociedades, sí nuestras sociedades… tan sumidas de completos incompletos, tan decadentes en su interior y tan magnificas a primera vista.

Lo suyo es el arte del surrealismo cotidiano, en una sencilla letra que supera cualquier idea (ya sea redentora, de humildad o de protesta) y es que su carácter universal se ha consolidado ya desde hace mucho tiempo, y muy a pesar de aquellos que no conocen a profundidad su obra, todos los premios los tiene merecidos.

Blowing in the wind —en español: «Soplando en el viento»— fue publicada en el álbum de estudio The Freewheelin’ Bob Dylan en 1963. Aunque ha sido descrita como una canción protesta, posee una serie de preguntas retóricas sobre temas como la paz, la guerra y la libertad. El verso «The answer, my friend, is blowin’ in the wind» —en español: «La respuesta, amigo mío, está soplando en el viento»— ha sido descrito como «impenetrable y ambiguo: o bien la respuesta es tan obvia que está justo en tu cara, o la respuesta es tan intangible como el viento».

En 1994, la canción fue incluida en el Salón de la Fama de los Grammy. En 2004, fue elegida la 14º mejor canción de todos los tiempos según la revista Rolling Stone.

La interpretación del tema (genialidad de Bob para su tiempo) hace pensar y sobrepasa el cliché del folk de entonces. Una voz de la conciencia, un paréntesis para reflexionar sobre el existencialismo de una generación que se negaba a abrazar la realidad de los acontecimientos que le presionaban por todos los frentes: la guerra, los cambios sociales, las diferencias económicas e ideológicas.

Quiero pensar que la respuesta a la pregunta que Dylan nos hace en su tema no es sencilla ni tampoco demasiado compleja y que para cada uno desde su óptica cobra un sentido trascendente, el sentido de la vida: la revelación personal, esa a que acuden los poetas en sus versos, en la intimidad de sus horas bajas, o quizás desde el cómodo asiento de quien ve la tempestad tragarse al mundo entero y prefiere relatarlo todo a salir en desbandada.

BLOWIN IN THE WIND

How many roads must a man walk down
Before you call him a man?
How many seas must a white dove sail
Before she sleeps in the sand?
Yes, and how many times must the cannon balls fly
Before they’re forever banned?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind
Yes, and how many years can a mountain exist
Before it’s washed to the sea?
Yes, and how many years can some people exist
Before they’re allowed to be free?
Yes, and how many times can a man turn his head
And pretend that he just doesn’t see?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind
Yes, and how many times must a man look up
Before he can see the sky?
Yes, and how many ears must one man have
Before he can hear people cry?
Yes, and how many deaths will it take ‘till he knows
That too many people have died?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s