Desde la Tiniebla a la Pared

23

Desde la tiniebla a la pared,
vuela el lunar de tu escápula
a temblar entre tempestad de embestidas.
Y esa inocencia tuya,
hace años luz perdida,
y esa noche los hilos de tus gemidos,
urdieron una red de lunas,
de tu pecho hasta tus rodillas.
Desde la tiniebla hasta tu habitación
abuhardillada, vuela el lunar de tu escápula,
como una saeta bianca,
vuelve trémulo entre cordones de saliva,
de tus cuatro labios,
hasta tus arpas.
Y esa inocencia tuya
de salón, perdida hace tantas almas,
tanto néctar tuyo en el balcón
de mis insidias haciendo llamas.
Desde los tímpanos de tus manos,
hasta el oasis de tu vientre,
recorre tu mundo una espada refulgente,
un trueno dérmico,
dejando un rastro de lava cenital.
Y esa inocencia tuya,
que pulula en los miembros de los hombres,
y las uñas encendidas de tanta lluvia,
son el bálsamo genital,
son el himno venéreo y ancestral,
que a todos enciende.

ROGERVAN RUBATTINO ©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s