Virginia del Aire

 

Malvarrosa, el mar que navegué vestido de tu prosa, y enjaulado con Daniel y sus leones, de mi esperma sellé tu brecha, mojé tus campos, birlé tu esencia,de sombra inerte y ofuscada, de primavera enervada de azucena y alhelí.

Eres crepúsculo de ocaso amanecido, lluvia de quimeras, limoneros de un cielo que invadió tu nido carmesí.

Y yo que descansé en tu lecho de petunias y ascuas te vi bailar desnuda al son de la lluvia parca. Te vi lamer la corteza de mis raíces y mis fraguas…

Te laceré del cáliz hasta dejarte marca…

Y cuando me convertí en triste faisán, mutilaste mis plumas para hacerte de guayacanes y carey un colgante de rompezaragüey.

Porque olvidaste nuestros juegos abisales, los marasmos y mistrales columpiando el tiempo.

!Oh manta de lluvia añeja que se hunde entre tus venas!

! Cierzo palatino que te impele a la lujuria inocente sin fin!

!Yo soy el misterio revelado, la astilla hundida en tu corazón latiendo!

! Soy el veneno sagrado, y el néctar en tu interior fluyendo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s