Estrategias Para Tratar con Personas Conflictivas Parte II


Continuando con la serie de artículos que tienen que ver con las estrategias para tratar con personas conflictivas nos han solicitado que enfoquemos las estrategias sobre mas de un tipo de personas difíciles o conflictivas en sus interacciones sociales, así pues en esta ocasión trataremos de algunas directrices básicas para tratar con un tipo muy reconocido de persona tóxica: LOS VAMPIROS EMOCIONALES.

SON LOS ‘VAMPIROS EMOCIONALES’
De hecho, algunos expertos las clasifican como ‘vampiros emocionales’, “por su gran capacidad de absorber la energía positiva, el buen humor de las demás personas, y dejarlas deprimidas o amargadas”, comenta la psicóloga Gina Fabre.

“Son seres infelices, llenos de sentimientos de culpa y vergüenza, de temores y dolores. Tienen prejuicios y son agresivos porque sienten un malestar”, detalla la psicoterapeuta Glenda Pinto.
Eso los vuelve egoístas, manipuladores, tremendamente demandantes, hostiles e histriónicos. “Salvo en el caso de que se padezca algún trastorno de personalidad, un individuo que le roba la energía positiva a otro, es porque no desea felicidad, alegría y sosiego para los demás. Razón por la que intenta desmotivar a todo aquel que se muestre positivo ante él”, recalca Santillán.
De ahí que es todo un ‘campeón’ para dar críticas destructivas o encontrarle ‘peros’ a las cosas. Esas son sus mejores armas, considera Fabre.

Para situarnos, vayan estos ejemplos sobre qué tipo de cosas suelen hacer estos seres siniestros para dejarnos la moral por el suelo:

Meter la nariz en todo cuanto hacemos, sin respetar nuestro espacio personal.
Pedir y pedir más, sin aceptar un “NO” por respuesta.
Criticar, criticar y criticar todo y a todos.
Echar la culpa a todo lo demás, con tal de no asumir sus responsabilidades.
Quejarse continuamente, sin descanso.
Buscar discusiones, haciendo una montaña de un grano de arena, sin abrir la posibilidad de llegar a un acuerdo.
¡Ojo! Que cualquiera de nosotros sufre o ha sufrido de alguna fase vampírica, pero no nos referimos a eso, sino a la gente que ha adoptado alguna de esas actitudes de manera permanente.

Las actitudes se eligen. Y si alguien ha elegido comportarse así por sistema, quiere decir que le compensa.

Naturalmente, se puede hablar, haciéndole ver a la persona que su actitud nos está afectando (como nos comentaba Jorge Lasave en Facebook). Pero, cuando la situación rebasa un límite, hemos de asumir que ninguno de nosotros tiene porqué sufrir por las actitudes que otro ha elegido.

Así es que, si tú no quieres que otro te succione la alegría de vivir (sólo porque ha elegido hacerlo), aquí tienes las tres recomendaciones básicas que te mantendrán a salvo:

Reconócelo pronto

El vampiro no siempre muerde la primera vez que lo tratas. Si no, fíjate en las películas de Drácula… El trato inicial suele ser seductor, para llevarte a su terreno.

Quizás te atraiga su modo de exagerar las cosas o las historias que te cuente, pero en algún momento vas a tener la sensación de que algo va mal.

Si cuando dejas de estar con esa persona te sientes triste, cansado, tenso, confuso, irritado o hasta con dolor de cabeza, fíjate bien en esos síntomas. Sí, ya estás contaminado con su mordedura…

Limita tu contacto con esa persona

Si te es posible, pasa menos tiempo con esa persona. Si no lo es (como puede pasar con los compañeros de trabajo o con alguien de la familia), marca una distancia emocional, tratando de ser lo más educado y respetuoso que puedas.

No trates de cambiarle

Hasta los psicólogos, que son especialistas en estos asuntos, se las ven y se las desean a veces para ayudarle a cambiar a una persona que muestra estos comportamientos.

El vampiro tiene problemas, es infeliz, pero la persona con esta negatividad cronificada se resiste a cambiar. Esto es porque obtiene beneficios de ese comportamiento negativo: recibe más atención, ejerce control… y se ha acostumbrado a manejar así el entorno.

Lo suyo sería que la decisión de cambiar saliera de esa persona y, mientras tanto, la mejor opción para ti, que estás cerca, es protegerte a ti mismo, estableciendo límites claros y firmes para no sufrir daño.

Continua leyendo la entrega anterior de este articulo siguiendo este enlace

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s