Economía del Masoquismo y el goce femenino Parte I


V. Poo Gaxiola es Doctora en Sociología por la UNAM, de su éxitoso artículo homónimo al de la entrada traemos una serie de partes para completar una aproximación al tema que desarrolla sobre la sexualidad femenina en el marco del desarrollo psicoanalítico y visto bajo esta psicología profunda que en ciertos momentos nos impele a ahondar más en los temas y en los sistemas de terapia más reconocidos en la historia de la Psicología Moderna.

Hablar sobre la sexualidad femenina desde el punto de vista psicoanalítico no es una empresa fácil. Ya Freud se refería a ella como “el enigma”, “el continente negro”, la cual dejaba muchas interrogantes a las que la investigación teórica y clínica psicoanalíticas no daban respuestas ni definitivas, ni uniformes.

Este trabajo no tiene la pretensión de dar la luminosidad ni última, ni por supuesto única, que requiere tal “continente negro”. El propósito es más mesurado: el de contribuir al debate de aquello que tal vez está en el telón de fondo de lo que en gran parte nos interrogamos los psicoanalistas: por la sexualidad y el goce femenino. .

Como es bien sabido, Freud fue infatigable desde sus primeros hasta sus últimos escritos, en la investigación teórica y clínica sobre la vida sexual en general, y en particular sobre la vida sexual de las mujeres, campo donde inauguró su investigación clínica y donde siempre quedó insatisfecho. Para Freud había algo que no andaba en el terreno de la sexualidad en general, pero había algo más particular en la sexualidad femenina que no podía asir, algo de ella que siempre se le escapaba.

Es hasta 1925, en su escrito sobre “Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica entre los sexos”2que sintetiza su primera formulación más acabada sobre la sexualidad femenina, reformulación que no mucho después es sometida a reflexión y a cuestionamiento en un trabajo de 1931 que lleva por título “Sobre la sexualidad femenina”3, donde pone al descubierto una diferencia fundamental en el campo de lo psíquico, entre aquello que definiría la diferencia entre los sexos: por un lado, la estructura del complejo de Edipo y del complejo de castración en la mujer, y por el otro, su ulterior diferencia en la construcción del superyó y el masoquismo femenino.

La nueva tesis de Freud en 1925 se refería a que la diferencia entre el desarrollo sexual de la niña y del niño residía en que la primera tendría que realizar un doble cambio para arribar a una posición femenina: el cambio de órgano sexual rector – clítoris por vagina -, y el cambio de objeto de amor – la madre por el padre -.

Sin embargo, en un trabajo dos años antes, en 1923, en “La organización genital infantil”4 Freud sostiene una tesis que nunca abandonaría, sino que se agregaría a sus nuevas formulaciones, y es la que se refiere a decir que:

“…para ambos sexos, sólo desempeña un papel un genital. El masculino. Por tanto, no hay primado genital, sino un primado del falo.”5

A esta tesis, que más adelante problematizaré, se le agrega una nueva en el trabajo “Sobre la sexualidad femenina” de 1931, y es aquélla que hace hincapié en la fase de ligazón preedípica de la niña con su madre, resaltando el elemento “activo” en la feminidad en general.

Para problematizar estas tesis, en este trabajo dividiré mi exposición en tres partes: la primera se referirá a la diferencia fundamental, entre la niña y el varón en relación al complejo de Edipo y de castración; la segunda, corresponderá a la diferencia entre aquellos sujetos en que la construcción del superyó, como en el caso de la niña, está ligado al masoquismo femenino, y la tercera , tratará de la diferencia de lo que en psicoanálisis conocemos como goce fálico y goce femenino, a partir de la enseñanza de Jacques Lacan6.

La hipótesis que sostengo a lo largo de todo el trabajo la enuncio de la siguiente forma: la bisexualidad humana desde el punto de vista psicoanalítico, se refiere, entre otras cosas, a los dos tipos de goces que hay en todo sujeto. Uno que se encuentra regulado por la función fálica, el goce fálico, y un goce otro7 que escapa a dicha función. En el fantasma del neurótico el pedido de castigo, es una forma de “decir algo” sobre ese goce no simbolizable que, al escapar a la función fálica como reguladora de todo goce, causa culpa y se convierte en el fundamento del llamado masoquismo femenino. Debo aclarar que masoquismo femenino, desde la perspectiva psicoanalítica, no se refiere de forma exclusiva a las mujeres, pues lo que el psicoanálisis enseña es que femenino o masculino no se corresponden con las diferencias de orden anatómico, sino que son funciones correlativas a una posición subjetiva frente a la sexualidad, al deseo, al goce y sobretodo al fantasma del sujeto. Es decir, que en la asunción de la castración, el sujeto puede estar del lado femenino o masculino, sin que esto se corresponda necesariamente con su diferencia anatómica. Por masculino o femenino, me referiré a una posición subjetiva frente al goce y al deseo del Otro, al objeto que causa el deseo, al falo, o frente al objeto pequeño “a” que conceptualiza J. Lacan.8 Sin embargo, el análisis que realizo más adelante, intenta desentrañar sólo las diferencias que hay en el recorrido entre la niña y el varón, en cuanto a la asunción de su sexualidad, y en particular, desentrañar la significación desde el punto de vista psicoanalítico de lo que Freud denomina envidia de pene como característica de la sexualidad en aquellos sujetos que se colocan en el lado mujer, y con ella develar el fundamento del masoquismo femenino de esos mismos sujetos, pues el masoquismo femenino de los sujetos que se ubican en el lado hombre tendría además otros avatares.

Visita beautifulagony.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s