Tiniebla Blanca


Movido por las olas de una caricia extraña
pernocto bajo la tiniebla de tu indecisión,
allá de donde la vista se pierde el valle,
de donde vuela el cierzo en los lomos del aquilón.
Tengo un pequeño atolón de dudas
donde suelo conciliar la risa
el sueño y el vagar,
soy nómada de la brisa,
salvaje destello del sol de ultramar.
Movido en tus ambages como un tiempo taciturno
lleno mis venas del eter fugaz
que los cielos son carceles de dioses ocultos
que las naves son liras de un arcano falaz
Tengo un pequeño huerto en un lago de infiernos
donde florecen los ayes y los lamentos
y al mismo tiempo juguetea la amatista
con los ignotos esteros.
Regalame tu risa
pues con ella planearé en estos avernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s